Límites permitidos de ruido y calor emitidos de los aparatos de aire acondicionado

Límites permitidos de ruido y calor emitidos de los aparatos de aire acondicionado

Hoy en día, el ruido que emiten los motores de los aires acondicionados es prácticamente imperceptible. Pero hay casos, bien porque sean aparatos más antiguos o porque tengan algún tipo de avería, que el ruido puede ser muy molesto, sobre todo en el silencio de la noche con la consiguiente interrupción del sueño que eso conlleva y que deriva en un importante enfado del vecino perjudicado.

Lo primero que habría que comprobar en estos casos, es si el ruido supera los límites permitidos por la Ordenanza Municipal General de Protección de Medio Ambiente de la localidad. Para ello, hay que avisar a la policía local, que será la encargada de realizar las pruebas pertinentes y darnos esa respuesta. El límite de decibelios permitidos es diferente en horario diurno y nocturno, por lo que habrá que tenerlo en cuenta a la hora de hacer la de exponer la queja y hacer la medición. Los máximos en materia de ruido los establece la Ordenanza de Protección Medioambiental de cada Ayuntamiento y puede ser diferente de unos a otros.

Lo que está claro y es común en todo lugar es que la emisión de ruidos que superan el límite reglamentario no es una mera infracción administrativa, ya que el establecimiento de unos determinados niveles de ruido no es una decisión caprichosa, sino que se sustenta en estudios científicos que consideran que el ruido a partir de cierto umbral es nocivo para la salud.

Además, los aparatos de aire acondicionado, no sólo pueden hacer ruido, sino que también generan y emanan calor, como cualquier tipo de motor cuando se pone en funcionamiento y en función de la cercanía a la vivienda del vecino puede también suponer un hecho bastante fastidioso. Las emisiones de calor, o lo que se suele denominar “contaminación térmica” puede estar contemplada o no según el reglamento que impere en esa zona, que en muchos casos suele estar vinculado con la “contaminación acústica” y acuñado bajo la misma norma cuyo nombre suele ser algo así como “Ordenanza de protección contra la contaminación acústica y térmica”. Esté o no contemplada dentro de la regulación, no hay duda de que supone una molestia que incluso se puede considerar suceptible de alcanzar perjuicio para la salud.

En conclusión, no hay una norma que a nivel nacional establezca los límites máximos permitidos a nivel de ruido. Por otra parte, el nivel de ruido depende también de distintos criterios, como la zona donde se encuentre, si es residencial o industrial, por ejemplo y el horario diurno o nocturno.

La Ley de Ruido establece unos criterios de cara a determinar unos límites, que luego deberán establecer a nivel de término municipal y serán competencia de las Comunidades Autónomas y desarrollados por los Ayuntamientos a través de ordenanzas.

Como referencia, la OMS tiene establecido un máximo de 55 decibelios como nivel para una adecuada habitabilidad en horario nocturno.

El periodo diurno está comprendido entre las 08:00 y las 22:00 horas y el nocturno de 22:00 a 08:00, aunque cada ordenanza municipal puede establecer el suyo propio, o a falta de ordenanza, lo que dicte la norma autonómica.

Por tanto, los vecinos que se sientan afectados por estas molestias pueden interponer una denuncia en el Ayuntamiento, que será el encargado de abrir un expediente sancionador en caso de que se incumpla la normativa.

¿Dudas? Pregunta a nuestro chatbot, disponible 24/7 para brindar asesoría a tu comunidad de vecinos.


Súper Vecina
×
¿Puedo ayudarte?
Supervecina
Menú

Send this to a friend