Impermeabilización de cubiertas NO transitables en edificios de viviendas

IMPERMEABILIZACIÓN DE CUBIERTAS NO TRANSITABLES  EN EDIFICIOS DE VIVIENDAS

¿Quieres conocer el presupuesto aproximado de este tipo de obra en concreto?

Empieza Aqui

Así podrás tener una estimación más correcta del gasto que supondrá para tu comunidad y solicitar presupuestos conociendo las caracteristicas técnicas de la obra sin esfuerzo

Comparte este artículo

Las azoteas o cubiertas planas son las coberturas más comunes en los edificios de viviendas, porque son muy fáciles de mantener y pueden ser aprovechables por los residentes. Además, es muy normal encontrar obras de impermeabilización de cubiertas no transitables o transitables en las comunidades de propietarios.

 

Las filtraciones de agua, el aislamiento térmico o no tener una capa de impermeabilización son los motivos por los que se producen este tipo de obras.

 

El presupuesto para impermeabilizar cubierta puede variar dependiendo de los tamaños de tu azotea o terraza. Pero en Supervecina tienes una calculadora instantánea de presupuestos que te dará un precio aproximado para la impermeabilización de cubiertas transitables o no transitables, de forma gratuita.

 

Y…¿Cuáles son los tipos de impermeabilización? La impermeabilización de cubiertas pueden clasificarse básicamente en transitables y no transitables:

  • Transitables: son las que poseen una capa de protección que permite el tránsito peatonal o rodado por su superficie. Básicamente, podremos caminar por la misma o usarla de tendedero, por ejemplo.

 

  • No transitables: dependiendo del tipo de capa de protección, el impermeabilizador autoprotegido, grava o agua, posibilita el tránsito por este tipo de cubierta. Aunque no sea transitable, existirá una zona de protección preparada para efectuar el mantenimiento periódico de la cubierta. En este caso, no podremos caminar por la misma o utilizarla como elemento común en el edificio.

 

La impermeabilización de cubiertas transitables normalmente se terminan con baldosas cerámicas o de cemento. Se reparan aplicando un producto específico sobre ese soporte, sin necesidad de retirarlo, de forma que la impermeabilización que funciona es la nueva, aunque no importa lo que haya debajo de este solado. Si no está en buenas condiciones, se puede aprovechar para sustituir la solería o modificarla.

La impermeabilización de cubiertas no transitables se pueden reparar eliminando la impermeabilización existente, saneando la superficie, y colocando otra nueva, o colocándola directamente sobre la existente, ahorrandonos el importe de retirada de la anterior realizando simplemente un saneado y limpieza de la misma.

En este caso, la impermeabilización puede ser autoprotegida, con lo que no haría falta darle ningún acabado, o no protegida, en cuyo caso necesitaría una protección, que habitualmente se resuelve con grava.

En cualquiera de los trabajos, lo más delicado son los puntos de unión entre materiales, si estos son rígidos (como telas o membranas), y los llamados “puntos singulares” que se refieren a los obstáculos que tiene la cubierta, por ejemplo, sumideros, respiraderos, tragaluces, antenas, casetones, etc. En estos casos, los aplicadores deberán seguir las indicaciones de los fabricantes de cada producto.

Las azoteas, en su mayor parte, disponen de algún punto de acceso para su mantenimiento. En caso contrario, habría que estudiar el método de acceso a utilizar y la reparación.

Además, hay que considerar si es rentable aprovechar la obra que se va a ejecutar para mejorar el ahorro energético en el edificio, ya que la mano de obra de colocar una tela asfáltica, fibra de vidrio o membrana de poliuretano es costosa.

En muchos casos, los productos tienen un componente aislante (térmico y acústico) que se aplica de una sola vez y, por una mínima inversión, se consigue un ahorro en climatización interior, además de conseguir una mejor protección para el soporte de la cubierta ya que le estamos evitando cambios bruscos de temperatura. Además de ser aislante para el agua de lluvia, por ejemplo 

En cualquier caso, hay que valorar primero las patologías que son las que indicarán qué obras hay que realizar y, a partir de ahí, contemplar las diferentes soluciones que hay en el mercado, tanto aquellas con una buena relación calidad precio, como cualquier complemento adicional para mejorar la impermeabilización.